Make your own free website on Tripod.com
 

LICITACIONES

 

 
 

SERVICIOS DEL POS

 

 
 

TRAMITES Y/O SERVICIOS

 

 
 

PLANES Y PROGRAMAS

 

 
 

PRESUPUESTO

 

 
 

CONTRATOS

 

 
 

CONTROL Y RENDICION DE CUENTAS

 

 
  R.I.P.S.

 

 
  MALLA DE VALIDACION EPS

 

 
Actualizado: jueves 8 de marzo de 2001
 

GOBIERNO REGLAMENTO LA GESTION INTEGRAL DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS Y SIMILARES

GOBIERNO REGLAMENTO LA GESTION INTEGRAL DE LOS RESIDUOS HOSPITALARIOS Y SIMILARES


* Las IPS de todo el país deberán clasificar, separar y dar una disposición técnica a sus desechos, para entrar en la línea de "Hospitales Verdes"

* Minsalud invirtió 1.048 millones de pesos en incineradores para hospitales del país.

El Gobierno Nacional reglamentó la gestión integral de los residuos hospitalarios y similares, que deberán cumplir las personas naturales y jurídicas que generen desechos infecciosos, orgánicos y químicos, a fin de que su tratamiento y disposición final garanticen la reducción de impactos sobre la salud humana y el medio ambiente.

Así lo estableció el Decreto 2676 de diciembre de 2000, a través del cual los Ministerios de Salud y Medio Ambiente serán los encargados de coordinar y controlar el cumplimiento de las exigencias y procedimientos técnicos contemplados para el correcto manejo y destino final de estos desechos especiales.

La medida se extiende a entidades, empresas y personas que presten servicios de salud tanto a humanos como a animales e igualmente a las que generen, identifiquen, separen, desactiven, empaquen, recolecten, transporten, almacenen, manejen, aprovechen, recuperen, transformen, traten y dispongan de los residuos hospitalarios.

Esto significa que antes de tres años, todas las entidades que se encarguen de la prestación de servicios de salud, de la docencia e investigación con organismos vivos o cadáveres; los bioterios ( organismos vivos que han sido o están siendo utilizados para estudios científicos y pruebas químicas y por tanto son portadores de sustancias que les han sido suministradas o inyectadas) y laboratorios de biología, así como los cementerios, morgues, funerarias y hornos crematorios; consultorios, clínicas, farmacias, centros de pigmentación y/o tatuajes, laboratorios veterinarios, centros de zoonosis y zoológicos, deberán adoptar programas para el análisis e implementación de tecnologías más limpias que minimicen la generación de sus residuos, sin comprometer de ninguna forma la salud humana y el medio ambiente.

Para ello, los Ministerios de Salud y Medio Ambiente expedirán hacia el mes de abril de 2001, un Manual de Procedimientos para la Gestión Integral de Residuos Hospitalarios a través del cual se definirán los procesos, actividades y estándares de microorganismos que deben adoptarse y realizarse durante la cadena de generación, manejo y disposición final de estos desechos.

Por su parte, los establecimientos y personas cobijados por esta medida, están obligados a diseñar y presentar, antes de un año, un plan de gestión integral de residuos hospitalarios y similares para lo cual, contarán con el apoyo y la asesoría técnica de los Ministerios de Salud y Medio Ambiente.

De igual forma, deberán emprender en el corto plazo, programas de capacitación técnica del personal encargado de cualquiera de las actividades, desde la recolección, almacenamiento, tratamiento y disposición final de los desechos hospitalarios.

Cabe advertir que el Ministerio del Medio Ambiente, en coordinación con el Ministerio de Salud, y la participación de las Secretarias de Salud de Barranquilla, Santa Marta y Cartagena, viene adelantando un proyecto piloto para la implementación del programa de gestión integral de residuos hospitalarios y similares en las ciudades de Barranquilla, Santa Marta y Cartagena, cuyos resultados, apoyados en la entrada en vigencia de la nueva normatividad, permitirán medir niveles de efectividad, eficiencia y reducción de los impactos ambientales y sanitarios que implica el correcto manejo de estos desechos.

Como apoyo y contribución para el manejo y eliminación de este tipo residuos, el Ministerio de Salud invirtió 1.048 millones de pesos en la compra de 45 incineradores, los cuales se están entregando a las IPS; ubicadas en pequeños municipios: Esta Cartera seguirá apoyando a la red hospitalaria con proyectos encaminados a fortalecer tecnológica y metodológicamente a las IPS con el objeto de preservar la salud y el medio ambiente.

También el Ministerio de Salud, a través del Plan de Atención Básica, ha establecido lineamientos a las Direcciones Departamentales, Distritales y municipales de Salud, para la implementación de la norma y el desarrollo de actividades educativas para su adopción de forma proactiva.

¿COMO SE MANEJAN ACTUALMENTE ESTOS DESECHOS?

Hasta el momento el país no contaba con una reglamentación clara y ordenada sobre esta materia. El manejo de los residuos hospitalarios se venía haciendo bajo el criterio generalizado de que todos los desechos provenientes de fuentes como hospitales, centros veterinarios, clínicas y morgues, entre otras, eran todos de carácter "peligroso" y por ende se incineraban o enterraban sin ninguna especificación técnica capaz de medir los riesgos contra la salud humana y el medio ambiente. En otras palabras, el remedio resultaba peor que la enfermedad.

Un alto porcentaje de estos residuos son dispuestos de manera conjunta con los desechos domésticos en lugares clandestinos ubicados en áreas suburbanas o en muchos casos, son arrojados sobre cuerpos de agua superficiales.

Desde el punto de vista sanitario, la disposición indebida de estos desechos está asociada a la proliferación de virus y bacterias causantes de diferentes enfermedades en humanos y animales que van desde la fiebre, fatiga, coma, convulsiones y parálisis, hasta lesiones cerebrales de incalculables proporciones.

Esto sin contar los efectos ambientales ocasionados por la mala disposición de estos residuos, particularmente sobre los cuerpos de agua, el suelo, y la atmósfera, como consecuencia de su enterramiento o incineración.

Una práctica común en el país para el manejo de estos desechos ha sido el uso del cloro como químico desinfectante para posterior quema en hornos de alta temperatura o entierro. Pero el cloro, en sus diferentes formas liberadoras es corrosivo y su poder germicida disminuye en presencia de materia orgánica.

Adicionalmente, cuando los residuos empapados en cloro, son sometidos a combustión en temperaturas inferiores a 1200 grados centígrados y sin equipos de control, se producen grandes cantidades de emisiones peligrosas para el ambiente y la salud, trasladando el problema a la atmósfera y aumentando sus niveles de riesgo en humanos, animales y plantas.

La práctica del enterramiento, frecuentemente empleada por hospitales y centros de salud, los cuales emplean lotes ubicados en la parte trasera de sus instalaciones, botaderos a cielo abierto o rellenos sanitarios como sitio para el destino final de los desechos peligrosos, como el caso registrado en un hospital de Barranquilla es la causante de otras formas de degradación ambiental tales como contaminación por olores, degradación del suelo, aporte de materiales tóxicos para plantas y animales, inestabilidad del suelo, producción de hundimientos por drenaje como consecuencia de la filtración de lixiviados, con la subsecuente contaminación de las aguas subterráneas, entre otras. Para el ministro encargado de Salud, Mauricio Bustamante, "los basureros se corrieron al otro lado de la cerca, la salud ambiental y por ende el manejo de los residuos hospitalarios es responsabilidad de todos".

ALGUNOS EJEMPLOS

Para hacer una aproximación al diagnóstico sobre el manejo actual de los residuos hospitalarios, el Ministerio del Medio Ambiente elaboró un informe según el cual, por ejemplo, en el departamento de Antioquia, 80 por ciento de los residuos hospitalarios son enterrados, 17 por ciento se incineran a temperaturas inferiores a 1200 grados centígrados y sin sistemas de control y el 3 por ciento restante se queman a cielo abierto.

De este diagnóstico se desprende también que 65 por ciento de los desechos incinerados, se hacen en hornos propios y sin técnicas adecuadas, en tanto que 35 por ciento restante son incinerados por terceros (cementerios), los cuales no son aptos para este tipo de residuos.

A ello se suma el hecho de que más de 75 por ciento de las IPS de este departamento desconocen el sitio donde entierran estos desechos, lo que hace suponer que los envían a los botaderos públicos.

En el Valle del Cauca, la situación es similar. Cerca de 50 por ciento de los residuos hospitalarios son quemados o enterrados, pero su manejo se hace sin las especificaciones técnicas debidas, en tanto que en Cundinarmarca, se practica la incineración de 21 por ciento de los desechos, y 69 por ciento restante son dispuestos en rellenos sanitarios, botaderos, quemas a cielo abierto o enterrados en las instalaciones y patios traseros del propio centro hospitalario.

Por lo anterior y consciente del crecimiento demográfico asociado al industrial, tecnológico y científico del país, el Gobierno consideró necesario reglamentar el manejo de estos desechos especiales, enmarcándolo en los principios básicos de bioseguridad, minimización, cultura de la no basura, pero sobre todo, incluyendo la variable ambiental al tratamiento y disposición final de los residuos hospitalarios, lo que hasta el momento no había sido contemplado por la normatividad vigente.

En otras palabras, con la expedición del Decreto 2676 de 2000, los conceptos de precaución y prevención se hacen extensivos no solo a lo que tiene que ver con la salud de humanos y animales, sino en general al ambiente y los recursos naturales.

La información anteriormente descrita fue suministrada por Corantioquia, CVC y La Contraloría de Cundinamarca, respectivamente y procesada estadísticamente por el Ministerio del Medio Ambiente.


EXPERIENCIAS POSITIVAS EN EL MANEJO DE RESIDUOS HOSPITALARIOS

Es de resaltar los esfuerzos realizados para el manejo seguro y adecuado de este tipo de residuos por parte en algunos municipios e instituciones del país. Se destaca, el trabajo adelantado por la Secretaria de Salud de Bogotá, el DAMA y la CAR y algunas instituciones prestadoras de servicios de salud, entre otras se mencionan, el hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín y el Hospital San Blas en Bogotá. Quienes con su experiencia colaboraron en la elaboración de la norma expedida.

¿QUÉ SIGNIFICA "GESTION INTEGRAL?

El Decreto 2676 de diciembre de 2000 establece por primera vez en el país la obligación de segregar en la fuente, entendida como la actividad de separación manual o mecánica de los residuos hospitalarios desde el momento de su generación, a fin de darles el tratamiento más adecuado desde los puntos de vista sanitario y ambiental.

Una vez segregados, los residuos hospitalarios deberán ser desactivados (inertizados), de manera que se puedan transportar y almacenar en forma segura, para su posterior incineración (cuando ésta se amerite) o enterramiento (en condiciones de seguridad), reduciendo así en forma real los riesgos ambientales y sanitarios que se puedan generar a lo largo de este proceso.

En este contexto, los Ministerios de Salud y Medio Ambiente establecerán los parámetros, técnicas y estándares que se deben cumplir en cada una de las etapas descritas, dependiendo de las características y clasificación de los desechos.

Los hospitales, laboratorios, centros veterinarios y en general todas las entidades cobijadas por el Decreto están obligados a garantizar la gestión "integral" de sus desechos y a responder por los efectos ocasionados a la salud o al medio ambiente, como consecuencia del mal manejo de los mismos.

Cabe anotar que cuando la desactivación, incineración, tratamiento y disposición final de los residuos hospitalarios es llevada a cabo por terceros (cuando la IPS ha contratado los servicios de empresas prestadoras de servicios especiales para la inertización o incineración), de inmediato estas empresas asumirán las mismas obligaciones en términos sanitarios y ambientales que los generadores de los desechos.

El Decreto establece además la obligación de implementar planes de contingencia que deberán aplicarse en eventos de emergencia en cualquiera de las actividades de gestión integral de residuos hospitalarios y similares, los cuales deberán coordinarse con los comités locales de emergencia de la Oficina Nacional de Atención y Prevención de Desastres.

De esta forma, el Gobierno pretende impulsar el criterio de "hospitales verdes" y fortalecer la participación de los actores involucrados en el tema. Así mismo apunta a la implementación de tecnologías más limpias y a la eliminación racional de estos desechos especiales, a fin de garantizar la reducción de los impactos sobre la salud humana y el medio ambiente.



Autor: Ministerio de Salud

15 de Enero de 2001

Ministerio de Salud
Dirección: Cra 13 #32-76 Bogotá 
PBX: 3365066 - Fax: 3360182

Horarios de atención: Lunes a Viernes de 9:00 a
.m. a 4:00 p.m.
Atención al Usuario: 9800-910097- Emergencias: 9800-914391 
Programa de Mejoramiento: 9800- 910014
Programa PAI: 9800-910378 - Programa Sida: 9800-910334

El Portal del Estado Colombiano
Creditos